Una casa árbol para los pequeños

Una casa en un árbol es uno de los lugares mágicos de casi todos los niños y son muchos los que piden a sus padres que les construyan una, especialmente cuando viven casas que tienen jardín. Por eso vamos a contarse cómo puedes fabricar una casa de este tipo para tus hijos de una manera segura, sencilla e integrada con la naturaleza a la perfección.

Lo primero que tienes que saber es que este tipo de construcciones pueden ser tan elaboradas como desees o bien, muy sencillas, pero independientemente de eso, los pequeños seguro que van a disfrutar mucho en ella. La estructura de una casa árbol se construye sobre las ramas de un árbol o bien cerca de su tronco. Este espacio ideal se va a convertir en una sala de juegos para los niños de la que podrán disfrutar en contacto con la naturaleza.

Primer paso

Lo primero que hay que hacer es elegir el árbol. Éste debe ser firme con un tronco bien ancho, raíces profundas y ramas fuertes. Esta sin duda es la estructura más adecuada para soportar esa maravillosa casa que vas a construir sobre él. Además es muy importante comprobar que se encuentre en perfecto estado, es decir, que no tenga parásitos ni ningún otro signo de enfermedad.

El haya, el roble, los abetos grandes y el arce, son las especies de árboles que más se recomiendan para este fin. Una vez hayas elegido el árbol deseado, habrá que decidir que tipo de casa se quiere. Para ello debes elaborar un diseño que irás modificando si es necesario poco a poco.

Segundo paso

Antes de ponerte manos a la obra consulta las leyes de urbanismo para saber si vas a necesitar algún permiso de obra, algo que te va a ahorrar problemas con los vecinos, especialmente si tu casa árbol obstaculiza la visión de las ventanas de los mismos, por ejemplo.

Tercer paso

Cuando tengas luz verde para fabricar la casa árbol, hay que empezar a pensar en la estructura de la misma. Existen varias:

  • Atornillada al árbol. Es cuando las vigas de soporte se quedan atornilladas al tronco del árbol directamente.
  • Casa “flotante”. Con la ayuda de cadenas, cuerdas o cables la casa quedará suspendida de las ramas más altas y fuertes.
  • Con postes de soporte. En este caso los postes de soporte se clavan en la tierra muy cerca del árbol, pero sin estar fijados al mismo. Hay que dejar un espacio alrededor de la plataforma para que pueda cimbrearse con el viento libremente.

El acceso y la seguridad

Las opciones más habituales para poder acceder a la casa árbol de una manera segura son la escala de cuerda, realizada con una cuerda y con palos cortos que se atan a ella. Aunque es una forma divertida de ingresar en la casa, requiere bastante práctica.

También puedes conseguir una escalera normal de mano y usarla para subir a la casa de una manera sencilla y rápida. Pero sin duda la más segura es la escalera fija, ya que va anclada a la casa. Debes procurar poner pasamanos en los laterales para más seguridad.

Para evitar el riesgo de sufrir una caída jugando, intenta construir la casa a una altura no demasiado elevada y colocar una barra en torno a su plataforma.