¿Sabes interpretar el llanto de tu hijo?

Interpretar el llanto de un bebé puede ser una tarea complicada. Los papás se ponen nerviosos ya que no están preparados para ello y no saben lo que significa su llanto para poder calmarlo. Son muchos a los que les genera mucha angustia y no les permite tranquilizarse para poder interpretar el mensaje que su hijo le está transmitiendo.

Y es que el llanto es la única manera que tiene el bebé para comunicarse con sus padres y con el mundo que le rodea durante su primer año de vida. A través del mismo expresan sus necesidades como por ejemplo sueño, hambre, calor, malestar o sed. Por eso es muy importante que aprendas a interpretar su llanto para poder tranquilizarlo y así satisfacer sus necesidades.

¿Cómo descifrar su llanto?

El lenguaje con el que se comunica el bebé es el llanto y según el método Dunstan, hay cinco sonidos que te van a ayudar a identificar el mismo, al menos durante sus primeros cuatro meses de vida.

Uno de ellos es “neh”, y te va a indicar que el bebé está hambriento. Otro es “owh” y advierte que el bebé tiene sueño o está cansado. “Eh” sugiere que quiere eructar, “eairh” que tiene gases y “heh” que se encuentra incómodo, bien porque tiene calor o frío o porque necesita un cambio de postura o de pañal.

Hay algunos padres a los que se les hace difícil identificar las necesidades de su hijo a través del llanto, pero cuando el mismo está alegre o quiere llamar la atención, los papás reconocen normalmente muy bien las expresiones de su cara, la agitación de sus brazos, su sonrisa o las muecas que hace.

Pues lo mismo ocurre con los gestos de su rostro cuando llora. Éstos son determinantes para entender lo que quiere decir. Por ejemplo si tiene los ojos cerrados expresan malestar por algo que les está produciendo dolor. Si tienen los ojos abierto puede indicar incomodidad o enfado. Si su llanto va en aumento significa miedo o rabia y si llora sin querer separarse de la madre, es que tiene un dolor fuerte.

Otras señales

Lo primero que suelen pensar los padres cuando su hijo llora es que tiene hambre y no siempre es así. Hay otras señales que también te pueden indicar que el bebé efectivamente, necesita alimentarse como es que se muestre inquieto, que haga chasquidos con sus labios, que te chupe un dedo cuando le acercas la mano o que se lleve sus propias manos a la boca.

Si tu hijo llora sin parar, es necesario revisar cada parte de su pequeño cuerpo, sobre todos los espacios que hay entre cada uno de los dedos de sus pies, ya que existen cosas pequeñas y objetos que llegan a incomodar a un bebé, como por ejemplo algo tan simple como un cabello enroscado en sus pies o manos. También las medias demasiado ajustadas pueden llegar a incomodarles mucho e incluso hay bebés que son muy sensibles a las etiquetas de la ropa.