Trucos para superar el calor

En estos días en que el termómetro está superando en algunas zonas hasta los 40 grados centígrados, no queda más remedio que utilizar todas las «armas» necesarias para combatirlo, ya sea en forma de alimentos hidratantes, bebidas refrescantes, sombras, fuentes, piscinas, etc. En el caso de los niños, que sufren el calor con más intensidad, es muy importante seguir algunos consejos para que sobrevivan a esta temporada sin problemas. Toma nota.

Los bebés y los niños aguantan el calor mucho peor ya que son más sensibles a las temperaturas extremas. Esto es debido a que su sistema termorregulador interno todavía no está maduro, por lo que su temperatura corporal puede llegar a subir hasta cinco veces más rápido que lo hace la de un adulto. Por eso es necesario ayudarles tanto como sea posible para sobrellevar estas elevadas temperaturas y vigilar su hidratación.

Consejos

Para evitar una insolación, hay que tener siempre a mano unas gorras de algodón, preferiblemente de colores claros o blancas, que repelen más al sol. Nunca hay que dejar al niño en el coche solo ya que es muy peligroso pudiendo sufrir un golpe de calor. En tan solo diez minutos la temperatura del coche puede llegar a superar en diez gramos la temperatura del exterior.

Tampoco hay que abusar del aire acondicionado y si se tiene, se puede poner un poco al mediodía y antes de acostarse. Si no se tiene, una buena ducha de agua fría para bajar la temperatura corporal del niño de manera rápida.

Si se tiene piscina o la posibilidad de ir a una, sin duda alguna, es donde mejor va a estar el pequeño, aunque eso sí, con mucha precaución. Hay que evitar que esté al sol en las horas de máximo calor, es decir desde las 12 hasta las 16, y no olvidar ponerle nunca la crema protectora siempre unos veinte minutos antes de entrar al agua, ya que estar en la misma no le va a proteger de los rayos solares.

Si vais a disponer de unos días libres y tenéis la posibilidad de hacer una escapada, lo mejor es elegir una zona de costa o de sierra durante los días más calurosos, ya que allí las temperaturas son algo más suaves.

Durante esos días hay que olvidarse de los pantalones vaqueros y vestir a los niños con prendas de algodón y ligeras, que transpiren bien y les hagan sudar lo mínimo posible. Si son de tonos claros, mucho mejor.

Prueba a hacer tus propios helados en casa con zumos de frutas, les refrescarás y además les encantarán. No olvides dar a tu hijo líquidos continuamente, preferiblemente agua y aunque no la pida. Existen algunas bebidas refrescantes que tienen sales minerales y que también les pueden ayudar a mantenerse hidratados.

En casa se puede recurrir también al uso del ventilador, que aunque no refresca toda la casa, al menos alivia un poco. Si vas a salir de casa, no te olvides del abanico. Puedes usar uno más pequeño para que también lo utilicen los niños.

Por supuesto, también existen muchos juegos con lo que los más peques de la casa conseguirán mantenerse frescos, por ejemplo, guerra de globos de agua, pistolas de agua, etc.