Recetas de calabaza en Halloween

La calabaza es una alimento que aporta a la salud de los pequeños numerosos beneficios gracias a su elevado contenido en agua y en fibra, así como en vitamina C y provitamina A, además de ser baja en grasa, por lo que es muy recomendable utilizarla en guisados, purés infantiles, bizcochos, sopas, etc. A continuación te vamos a mostrar algunas recetas para que después de que hayas decorado tu casa este Halloween con calabazas, puedes aprovechar su “carne” para preparar ricos platos.

Magdalenas de calabaza con chips de chocolate

Ingredientes:

-350 gramos de harina
-2 cucharadas pequeñas de levadura
-2 cucharadas pequeñas de bicarbonato
-125 gramos de chips de chocolate (o frutos secos)
-125 gramos de calabaza
-100 ml de aceite de oliva o de girasol
-150 gramos de azúcar
-2 huevos
-Sal

Preparación:

Forra una bandeja con papel apto para el horno mientras vas precalentando éste a 180ºC. Coloca unos moldes para magdalenas sobre ella. Mientras tanto calienta agua con un poco de sal y ve cortando en cuadrados pequeños la calabaza para agregarla al agua y que herva durante quince minutos. Una vez cocinada, escúrrela y aplástala con la ayuda de un tenedor hasta conseguir un puré.

Bate los huevos y añade el puré de calabaza, el aceite y un poco de azúcar. Remueve todo bien. En otro bol tamiza la harina y mézclala con el bicarbonato y la levadura. Añade la mezcla anterior poco a poco. Agrega a continuación los chips de chocolate y mezcla hasta que quede todo bien integrado.

Rellena los moldes 2/3 de la capacidad que tengan con la ayuda de una cuchara y hornea durante treinta minutos aproximadamente. Deja enfriar y ¡listas para comer!

Crema de calabaza con queso

En las épocas más frías puedes preparar a tus hijos un crema suave de calabaza con un poco de queso parmesano, que seguro les encantará. Además lograrás una combinación muy equilibrada para ofrecerles a la hora de la cena, repleta de vitaminas y que seguro les va a encantar.

Ingredientes:

-1 kg de calabaza
-2 puerros
-Media cebolla
-75 gramos de queso parmesano rallado
-1 quesito
-600 ml. de caldo de verduras
-600 ml. de nata para cocinar
-Aceite y pimienta blanca (opcional)

Preparación:

Pica la cebolla y los puerros y lava la calabaza para cortarlas en cuadraditos. En una cacerola echa el caldo, un poco de sal y de pimienta (si se desea), las verduras picadas y un chorro de aceite. Deja cocer a fuego medio hasta que las verduras estén tiernas.

Bate con la batidora la mezcla hasta conseguir la textura deseada. Vuelve a poner la cazuela en el fuego y agrega la nata poco a poco, así como el quesito desmenuzado y vuelve a batir todo junto. El resultado pásalo por un colador y añade el queso rallado para que se vaya derritiendo. Mezcla todos los ingredientes bien y sirve con unos picatostes de pan.