¿Cómo conseguir que un bebé sonría?

No existe nadie que pueda resistirse ante la sonrisa de un bebé, sobre todo su mamá. Por eso todo el mundo siempre está intentando hacer sonreír a un niño pequeño. Según varios estudios, los niños pueden llegar a reírse hasta trescientas veces al día de media hasta que cumplen los seis años. ¿Sabes a qué se debe este comportamiento?

¿Por qué sonríen los bebés?

Aunque se sabe que los bebés ya pueden sonreír dentro del vientre materno, lo cierto es que no significa que tengan desarrollada la risa ni el sentido del humor. Es más, poco se sabe de cómo hacen la selección de estímulos para poder percibir el humor. Por ejemplo, investigaciones han demostrado que los bebés de todas las edades que participaron en el estudio, sonrieron, independientemente del afecto que les mostraran sus padres.

De cualquier forma a partir de los cinco meses de edad, la estimulación por parte de los padres influye en el afecto de los bebés y dicha emoción se intensifica a los siete meses, esto quiere decir, que cuando los padres intentaron que su bebé sonriera, tuvieron mayores posibilidades de conseguirlo.

Recuento del desarrollo del humor por edades

Primer mes

Sonríen mientras están durmiendo y en respuesta a algunos estímulos externos como los sonidos suaves o el tacto.

Segundo mes

El bebé sonríe en respuesta a las caras de las personas y da señales ante mayor cantidad de estímulos externos.

Tercer y cuarto mes

Durante esta etapa el bebé ya “habla con sonrisas” y aparece la risa, bien al jugar con ellos o mediante estímulos.

Sexto mes

La cantidad de sonrisas que ofrece va a depender del nivel de confianza que tiene con cada persona.

¿Cómo hacer reír a un bebé?

Si quieres sacar una bonita sonrisa a un bebé puedes usar una de las técnicas más sencillas para ello: hacerle cosquillas. Y es que el tacto es la primera percepción sensorial de un bebé y por medio del contacto físico, se activan algunos puntos nerviosos. Por otra parte su piel es muy sensible y suave, por lo que las cosquillas producen una respuesta muy fácil para hacerle sonreír.

Otra manera de conseguir hacer reír a un bebé, es cuando están relajados en un ambiente confortable y un buen ejemplo, es durante la hora del baño. Y es que disfrutan tanto de este momento que conseguirás que sonría fácilmente.

Para un bebé todo es fantástico y nuevo por lo que mover unos peluches como si tuvieran vida, les divierte muchísimo. Da igual que se digan cosas sin sentido ya que a los bebés les fascinará y les hará sonreír.

Este sencillo juego además de divertir al bebé, le va a ayudar en su desarrollo intelectual. Normalmente los bebés de ocho meses ya pueden participar en este juego y para ello lo único que tienes quehacer es esconder tu cara detrás de tus manos y dejar que te encuentre.

Después de unos segundos deberás descubrir tu cara y hacer algún gesto que sea gracioso o decir simplemente ¡pekaboo! Vas a conseguir sorprenderle y comenzará a reírse. Además le va a permitir distinguir diferentes expresiones emocionales y a desarrollas habilidades motoras. Este juego también puede funcionar escondiendo diferentes objetos detrás de almohadas o telas.