Cinco maneras en que los niños pueden servir en la comunidad

Los padres siempre desean que los niños no se vayan por el camino del mal, por ello hay que enseñarlos desde muy temprana edad a siempre tener ese don de colaboración. Aquí tienes unos prácticos consejos Cinco maneras en que los niños pueden servir en la comunidad

Muchos de los padres quieren enseñar a sus hijos a ser en palabras de Gandhi, “el cambio que desean ver en el mundo”. Pero puede ser difícil encontrar maneras significativas para que los niños contribuyan a los proyectos de servicios e iniciativas comunitarias.

Mientras que las unidades de alimentos y donaciones apoyan a las organizaciones de caridad, a menudo es difícil para los niños comprender que sus contribuciones aportan algo (sobre todo si mamá o papá compran algo y dejan las latas en la escuela o la iglesia).

La mejor manera de inculcar un compromiso de servicio es comenzar en casa. Alentar a los pequeños a actos de bondad, como ayudar a un familiar que ha tenido un mal día o el cuidado de una mascota, puedes enseñar a los niños más pequeños, incluso el poder de la atención. Conforme los niños crecen, puedes ayudar a desarrollar la empatía y el apoyo a las buenas causas con estos cinco consejos:

Dar a los niños una votación: siéntense en grupo y discutan si hay algunos individuos, organizaciones o causas que están especialmente interesados ??en ayudar. ¿Qué talentos y habilidades tienen en familia para ser más beneficiosos? Incluso los pequeños actos, como la donación de alimentos y mantas para el refugio de animales, tienen un significado para los niños, claro si deciden esa causa.

Inicio a nivel local: si bien existen numerosas organizaciones de caridad mundial dignas, a los niños pequeños les puede resultar más fácil ver el valor de ayudar a las personas en su vecindario. Palear nieve o arrancar malas hierbas de un vecino de edad avanzada (incluso si tienes que ayudar en el esfuerzo), o hacer un mandado para un amigo enfermo tendrá un impacto inmediato de tu hijo hacia el prójimo. Usa la satisfacción de que esta experiencia trae como punto de partida para hablar de cómo servir en una comunidad más amplia.

Anfitrión de una fiesta de servicios: muéstrale a los niños que la fuerza de unión puede tener un impacto grande y puede llegar a ser divertido. Invita a los niños del vecindario a tu casa, un parque o un centro comunitario para participar en un proyecto de servicio. Utiliza la web para investigar las necesidades de los grupos de servicio local y encuentra una actividad que sea apropiada para el grupo de edad. Los niños más pequeños pueden hacer tarjetas de agradecimiento para los miembros del servicio o la decoración de bolsas para la distribución. Más adelante, serán capaces de preparar almuerzos y sencillas bolsas para su distribución en refugios para desamparados. Cuando los niños han completado su proyecto de servicio, ellos se reúnen en un círculo para hablar de que se beneficiarán de su servicio y que otros problemas su “poder kid” pueden abordar.

Hablar de sus proyectos y poner palabras a sus sentimientos hará que su experiencia sea más significativa. Mantén la diversión de tono y de recompensa por jugar o cantar canciones y agradecer a los niños por sus esfuerzos. El servicio es tanto sobre el proceso como el producto, por tanto, crea el deseo de hacer más.

Juega Bingo: si tus hijos tienen el encanto de sobra, difunde el amor por llevarlos a un centro de jubilados locales. Ya sea participando en un juego de bingo o cantar juntos, jóvenes y adultos se beneficiarán.

Servir a la Tierra: no tiene montañas de escala o valientes bosques tropicales para ayudar a salvar especies en peligro de extinción en el mundo. Inicia más cerca de casa, con actividades como la fabricación de un alimentador de aves para tu propio patio trasero, la limpieza de la basura en tu vecindario, u otras actividades que ayudan a la tierra. Los niños mayores pueden participar en proyectos como la eliminación de especies de plantas invasoras, ponte en contacto con tu departamento de parques y recreación para averiguar cómo.

La investigación sugiere que las familias que trabajan como voluntarios forjan lazos más fuertes. Además, los niños que se involucran en el servicio a la comunidad desarrollan una mayor autoestima y son menos propensos a involucrarse en conductas de riesgo en la adolescencia. 

Añadir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Blue Captcha Image Refrescar

*